RASCANDO LA SUPERFICIE: MSI 1436

Esta semana trataremos un tema innovador. Nos centraremos en los delfines, tiburones y otros animales marinos. En concreto abordaremos temas moleculares y genéticos los cuales son responsables de sus asombrosas capacidades regenerativas.

Estos animales pueden reconstruir sus órganos perdidos sustituyendo las células muertas o dañadas por otras sanas, cerrando graves heridas infligidas por mordeduras y curándolas en pocas semanas sin signo alguno de infección ni de cicatriz. Este proceso es algo más que un remiendo, es una regeneración completa.  Publicado en el  Journal of Investigative Dermatology hace algunos años, sugiere  a partir de ese momento una nueva revolución.

La presencia de una especie de antibióticos naturales en la piel de estos mamíferos supone una estimulación del sistema inmunitario, todo ello activa un funcionamiento coordinado de cientos de genes produciendo una organización molecular adecuada y permitiendo una reorganización celular perfecta y sin fisuras. Si bien es cierto que algunos animales más primitivos pueden regenerar con facilidad algunos órganos perdidos, de momento, la mayoría de los mamíferos adultos solo somos capaces de cerrar heridas pero no de reconstruir nosotros mismos partes de órganos dañados.

A la luz de estas investigaciones vemos que algunos animales si presentan esta capacidad regenerativa por tanto suponemos que aunque su capacidad no está desarrollada en muchos de ellos si está presente esperando a que algo o alguien sepa activarla de forma correcta.

Una vez iniciado este proceso es automático y su sucesión, imparable. Todo ello abre una puerta inmensa en el campo de la investigación, permitiendo, más allá de la actuación de las células madres un proceso mucho más complejo, limpio y sin infecciones que redunda en una perfecta recuperación de zonas dañadas, infectadas o inexistentes.

A este respecto el compuesto MSI 1436 suprime el freno de la capacidad de regeneración perdida de los animales adultos. De momento esta molécula está sometida a estudio pero ya  ha superado con éxito algunas de las pruebas para llegar a considerarla en un futuro  una alternativa terapéutica válida. Todo lo que contribuye a reponer o restaurar células destruidas por enfermedades o lesiones supone un gran avance. Confiemos en la investigación y en la resolución favorable de todos los procesos, que son muchos y costosos, para llegar a incorporar esta molécula a nuestro arsenal terapéutico.

 Formulando nueva dosis informativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *